Viernes, 05 de agosto de 2016

Hoy os voy a hablar de cuales son a mi juicio los mejores navegadores para ver contenido adulto, o lo que es lo mismo, videos de sexo. Supuestamente cualquier vale mientras puedas saciar tus fantasías sexuales, pero a mi personalmente me da mucha rabia que se quede colgado o que tarde un montón en cargar los vídeos porque en esos momentos lo que buscas es velocidad para acabar cuanto antes, seguro que estaréis de acuerdo conmigo...

De lo que se trata es de que utilicen los mínimos recursos posibles y para eso (siempre desde mi humilde punto de vista) el navegador chrome no tiene rival, aunque le sigue muy de cerca el mozilla. Lo que tiene el navegador Chrome además de su velocidad es la forma de interactuar, a mi me parece muy cómodo y a la hora de guardar o consultar favoritos es lo mejor que he utilizado. No he tenido la oportunidad de probar el último navegador de windows, el Edge, según dicen va muy bien pero es que me resisto a cambiar mi windows 7 porque va de maravilla.

Navegar por Internet se ha hecho tan cotidiano que podemos pasar al día tranquilamente 2 y 3 horas ya sea consultando noticias, jugando y por supuesto consumiento pornografía, por ello lo suyo es que cuanto más cómodos estemos y menos problemas tengamos a la hora de conectarnos, mucho mejor.

Hay gente a la que no le importa la velocidad porque a lo mejor tan solo leen algunos blogs de vez en cuando y poco más, pero cuando eres más exigente y quieres sacar partido a todas las funciones del navegador, no puedes obviar aspectos como la carga de webs en flash para juegos, además, si eres como yo que siempre estoy usando el asistente de voz para cualquier cosa, notas enseguida cuando algo va fluido.

En fin amigos, esta es mi experiencia respecto a la velocidad de los navegadores y como me gusta siempre contrastar opiniones, os invito si os apetece a que me enviéis un correo electronico si estáis o no de acuerdo con mi punto de vista, a lo mejor me estoy perdiendo un super navegador por desconocimiento y no me he enterado...


Publicado por saritalopez6 @ 10:07
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 07 de julio de 2016

Sara había organizado meticulosamente la velada cuidando hasta el más mínimo detalle; llevó una bolsa con ropa a casa de su madre que las recogería al salir del instituto y pasarían el fin de semana a su casa, algo que para ellas siempre y en todo momento resulta una fiesta; había comprado fresas para tomarlas con cava como le agradan a Marc; había tomado un baño agregando aceites perfumados al agua.
Tras secarse y perfumarse estaba sobre la cama con los ojos cerrados jugando con su botoncito hasta quedar satisfecha; estaba lista para Marc; se cubrió con una vaporosa bata y cuando faltaban apenas cinco minutos para la llegada de su hombre descorchó una botella de cava y tomando una copa se sentó a esperarle; una de las cosas que más le agradan a él es cuando está un tanto bebida y semeja que pierde los papeles si bien eso no ha sucedido jamás, es como tantas otras una ilusión que sostiene para regocijo de los dos.
Oyó el elevador y fue a la puerta para recibirle con una sonrisa y una copa de cava; inmediatamente supo que se trataba de uno de esos días y pese a que había pasado una tarde de lo más irritante todas y cada una de las preocupaciones se habían desvanecido, le soltó la corbata y le asisto a sacarse la chaqueta, se besaron prácticamente como día tras día mas estaba claro que sería un día señalado. 
Sara apagó las luces primordiales dejando solo las lámparas de pie que dan una claridad difusa creando un entorno de lo más agradable y entonces ¡Sí!, tiró de su hombre besándolo con toda la pasión amontonada a lo largo de las horas de preparación y inmediatamente se sumergieron es esa otra faceta de su vida de la que solo pueden disfrutar en ciertas ocasiones. No se trata solo de sexo, es SEXO con mayúsculas y como tal lo comprenden y gozan.
Las manos de los dos se afanaban sobre el cuerpo del otro y la ropa se abría o bien separaba para dejar paso a las fogosas caricias que los dos se proporcionaban; Marc fue retrocediendo cara la habitación empujado por ella, que no cesaba de hostigarlo mientras que tocaba besaba y apoyaba su cuerpo candente contra él de él; se dejó caer sobre la cama con las piernas colgando y acabó de quitarle el pantalón y a horcajadas sobre el empezó a acariciar su pecho con los pezones sin dejar de mirarle a los ojos.
Marc sabía que lo mejor era que prosiguiera dirigiendo el juego y se limitó a dejarse hacer; con un violento movimiento se ensartó en la verga que estaba dura como una estaca y que le llegó al cérvix por la violencia con que lo hizo.
Una mueca de dolor cruzo su semblante unos momentos mas se disipó cuando empezó el espectáculo. Se movía de manera lenta captando todas y cada una de las sensaciones que le daba, acompañó las manos de él a sus pechos y se apoyó en ellas apreciando esa presión que le encanta; algo más que una caricia próxima al dolor y es que Sara es un tanto especial en sus gustos si bien jamás se lo ha planteado de manera directa, le agrada ese puntito de dolor que la sostiene alarma.
Como siempre; mucho ya antes de lo común Sara alcanzó ese primer clímax que la aloquece, la lleva a ese punto en que ya no hay vuelta atrás y mientras que se abrazaba al hombre convulsionándose por los espasmos respiraba laboriosamente y trataba de proseguir en movimiento, Marc por su lado sabía que era el instante de actuar; con energía viró sobre la cama y quedó sobre ella, se irguió apartando sus torsos y empezó una salvaje cabalgada que le hizo vaciarse en ella de forma exagerada, esa primer ataque se había resuelto a favor de él puesto que se quedó inmóvil tal y como si no pudiese moverse.
Poco después la asistió a levantarse y fueron al lado de la mesa donde les aguardaban las fresas y el cava en un cubo con hielo; sirvió 2 copas y mojando una fresa se la ofreció, la lamió ya antes de mordisquearla y cuando acabó con esa siguieron con otra y otra, de forma que media hora después parecía completamente pedo si bien apenas había ingerido alcohol mas Marc si había tomado múltiples copas para “refrescarse” puesto que la temperatura subía por instantes.
Sara entrecerró los ojos y empezó a mirarlo de forma diferente a como acostumbraba a y percibió ese cambio y espero para poder ver donde les conducía, tomo entonces una botella de cava que estaba media y una de las finalizas fresas; mordiendo la punta y empezó a pasarla por sus pezones, paseó de espaldas hasta llegar a la cama; se los ofreció a Marc que sin titubear lamió y besó excitándose más de lo que ya estaba, entonces lo separó un tanto y tumbándolo bocarriba empezó a pasar esa fresa por su cuerpo.
Comenzó por los pezones que asimismo besó y lamió, poco después vertió algo de cava desde en la mitad del pecho hasta el ombligo lo fue sorbiendo y recogiendo con su diligente lengua y poco después prosiguió mojando con cava la pelvis de su amado como la verga que por un instante se arrugó mas que reacciono de cuajo al primer contacto de los sustanciosos labios de Sara, que fingiendo un total desconocimiento improvisó una felación que sorprendió a Marc agradablemente.
Desde el instante en que se conocieron era algo que anhelaba mas que jamás se atrevió a sugerir pensando que una mujer “decente” se enojaría solo por comentarlo, mas sucede y como Sara cara continuos altos para tomar aire, se le ocurrió tomar ciertas fotografías para verlas juntos después si lo consideraba viable o bien para verlas el solo caso de que se hiciese la insultada o bien desmemoriada.
Cuando Sara le vio exender la mano para tomar el móvil que estaba sobre la mesa, sonrió pensando que esas fotografías con las que probablemente la “chantajearía” más adelante, serian la mejor justificación para vivir de una vez ese género de sexo que le agrada mas que nunca hay que solicitarle al hombre que te considera la esposa perfecta.
Esa “torpe mamada” fue la primera de las agradables experiencias que vivieron juntos, unas semanas después le tocó el turno al sexo anal y al fin a lo largo de un fin de semana en una escapada romántica, fue atada a la cama y Marc le cara el mejor sexo oral que podía rememorar. Desde ese momento aprendieron a jugar en casa sofocando los chillidos y jadeos que sin variación acompañaban semejantes manifestaciones de pasión.
Seguro que muchas mujeres se identificarán con Sara.
Cuando tuvo la primera regla su mamá le dio la conversación sobre la higiene y asimismo con aquello de que no debía dejar que los chicos viesen o bien jugasen con “eso”; la chica entendió a que se refería cuando en la escuela dieron ciertas clases de educación sexual a lo largo de la pubescencia.
En la adolescencia y en razón de un desarrollo temprano unido a una enorme simpatía, tuvo la ocasión de gozar de los primeros escarceos sexuales en forma de besos y magreos,


Publicado por saritalopez6 @ 10:34
Comentarios (0)  | Enviar